Rutas Histórico Culturales Y Entornos:

Cuenta con un entorno y alrededores espectaculares que nos trasladan a otros tiempos. Se ofrece información sobre todo lo que se considera de Visita Obligada, aportando una descripción sencilla, el mapa y acceso recomendado así como los Kms desde Calvos de Randín y así destacan por su interés y visita obligada:

 



click para agrandar

Ruta 1: Santuario del Couso a Nuestra Señora de los Milagros (X), Bande, Celanova, Allariz, Xinzo Limia, Calvos

Tiempo de duración. 1 día . Total recorrido 111 Kmts

Se inicia cuando la luz del día es firme. Tras dirigirnos al Alto del Couso, y visitar el Santuario de nuestra señora de los Milagros nos desviamos a la derecha pasando por delante de Couso de Salas en dirección a Mugueimes (Muiños). Llegaremos al cruce de la carretera que desde Bande conduce a Muiños, nos desviamos a la derecha , cruzaremos el pantanos de (x) para después llegar a la carretera N-540 que se dirige a Braga. Tomaremos a la derecha llegando a Bande. De Bande sin dejar la N-540 nos dirigiremos a Celanova donde visitaremos . A continuación nos acercaremos al Castro de y Villanova de los Infantes. Volveremos sobre nuestros pasos hacia Celanova y nos dirigiremos por la Ou-340 hasta Allariz. El regreso lo realizaremos desde Allariz a Xinzo de Limia por la N-525 ó la Autovía A52 para dirigirnos a Blancos y posteriormente a Calvos.

Ruta 2:

Calvos Santuario Nuestra Señora de los Milagros (X), Santa Comba de Bande, Entrimo, Lobios, Parque Natural, Calvos

Ruta 3:

Calvos – Couto Mixto, Pantano de , Parque Arqueológico Outeiro De Cabaladre, Guntumil, Parque Natural, Calvos

Ruta 4:

Calvos – Montealegre, Pantano de , Pitoes, Santa Julia de , Parque Natural, Touren, Calvos

 


click para agrandar

Couto Mixto: Breve Introducción Histórica

La leyenda atribuye el origen del Couto Mixto a los privilegios concedidos por una princesa desterrada que, en su huida, se vio atrapada por la nieve en la Sierra de Pena, al mismo tiempo que sentía los dolores del parto. La princesa fue auxiliada por los vecinos de Santiago, Rubiás y Meaus. Agradecida por los cuidados, otorgó a este territorio una serie de privilegios al ser coronada reina.
Históricamente su origen aparece poco definido. Unos lo sitúan con la aparición de la nacionalidad portuguesa en el siglo XII mientras que otros adjudican su nacimiento a ciertos fueros que el rey Sancho I otorgó al Concello de la “Piconha” al que pertenecieron dichos pueblos. También hubo quien estableció su origen como “coto de homiciados” poblado por reos que redimían sus penas repoblando las tierras fronterizas. Lo cierto, sin embargo, es que su nacimiento se mueve siempre en el terreno de las hipótesis, debido a la falta de documentos que lo acrediten, siendo transmitidos sus privilegios por tradición.
Su supervivencia a lo largo del tiempo se debió probablemente a la imprecisión de las fronteras, complicándose en este caso con la codicia de los señoríos dominantes (Bragança y Monterrei) que provocaron la intervención de las coronas de Portugal y España. Así, sin premeditarlo, se asientan los derechos históricos y privilegios de los vecinos que aprovechan estas disputas logrando sobrevivir hasta 1864.
El territorio se extendía a lo largo del valle del río Salas que alcanzaba entre 850 y 1000 metros de altitud en buena parte de su extensión. La población del Couto Mixto fluctuó, llegando a unos mil habitantes en sus mejores tiempos. Su nivel cultural era bajo necesitando ayuda de personas ajenas al Couto para documentar la vida social y administrativa. Las costumbres e idioma eran gallegos y semejantes a las de otros habitantes del valle del río Salas. Iglesias y hornos eran las únicas construcciones comunitarias de las cuales quedan restos de extraordinario interés en los pueblos que los integraron. El lugar más habitado era Santiago con cien casas, al que seguían Rubiás con 80 y Meaus con 70. La mayoría de estas moradas estabas cubiertas con paja de centeno que las resguardaban de la humedad.

Ante ti la Vega del Salas encajada entre montañas. En este paisaje, en este rincón de la frontera hispano-portuguesa, lejos de las cortes reales y de las capitales de los estados, transcurrió la historia de unas gentes que tenían , desde tiempos medievales, libertades que en otras tierras eran tan solo un sueño.
Es el mismo paisaje en el que trabajaron durante siglos las gentes del Mixto aprovechando los suelos fértiles del valle y sacando lo que podían de las tierras altas. Cambiaron algunas costumbres, aparecieron nuevos cultivos y desaparecieron otros antiguos, pero el mapa de los prados de pasto, de las tierras de labor y de las laderas de los montes, nos sigue contando como fue el medio del que vivían las gentes del Couto Mixto.


Leyenda que figura en el balcón del Couto Mixto.



Torre de Paradela, su cima estuvo habitada aún se mantienen restos del castro y trazos de la calzada que ascendia hasta la cumbre donde estaba situado

(click para agrandar)

Detalle Torre de Paradela

La singularidad del Couto Mixto viene determinada por una cierta independencia con respecto a los reinos portugués y español, a modo de pequeña república, como demuestra la existencia de un gobierno propio. Su máxima autoridad era el “juez civil” del Couto siendo además su cabeza política, administrativa y judicial. Era elegido por tres años y su misión fundamental era la defensa de los derechos de los vecinos, mantener la organización y la observancia de las reglas sociales y laborales.

Se hallaba auxiliado por seis personas denominadas “homes de acordo” designados por cada pueblo en número de dos, y por el llamado “vigairo de mes” que era el jefe ejecutor de las medidas acordadas. El término del mandato se producía por muerte, convocatoria del propio juez o por decisión de los vecinos si éste no cumplía las obligaciones del cargo. Los asuntos de gobierno eran competencia exclusiva del juez que, además, podía imponer sanciones en forma de multas o castigos corporales.

Otra institución existente eran los “concellos” de los pueblos que se encargaban del gobierno de los mismos decidiendo también el destino de las multas y las ventas. Escogían a los “homes bos” que auxiliaban al juez en cada aldea, bien como “homes de acordo” o como candidatos a juez.

En el ámbito judicial se puede afirmar que poseían un derecho propio en lo relativo al matrimonio, sucesiones y elección de la nacionalidad. El juez poseía la totalidad de las atribuciones en el orden civil, existiendo posibilidad de recurrir sus decisiones ante el juzgado de Xinzo o Montalegre, y también en los casos criminales, salvo en asuntos graves que quedaban bajo la jurisdicción de los juzgados antes mencionados.

El sistema impositivo era también propio y consistía en trabajos personales para la reconstrucción o arreglo de caminos, fuentes y hornos; o también se nutrían del producto de las multas y las ventas o pujas por tierras comunitarias. Socialmente su población se caracterizaba por su pobreza, analfabetismo y endogamia. Carecían de infraestructuras aprovechando las de las comunidades próximas: Xinzo, Baltar, A Boullosa, Calvos de Randín y Tourem: pueblos a los que acudían con frecuencia. La sociedad era agraria y ganadera. Los hombres, cabezas de familia, se encargaban del comercio, contrabando, tareas duras del campo, la caza y la pesca, además de desempeñar determinados oficios como herrero, sastre y zapatero. Las mujeres asumían las labores de la casa, la huerta, la crianza de los hijos y cierto tipo de ganadería.



La iglesia de Santiago de Rubiás custodia el arca que albergaba los documentos donde se reconocen los derechos, que desde tiempos medievales, hacen de las tierras del Couto Mixto un territorio en la práctica independiente. Sus vecinos estaban exentos del pago de impuestos a los reinos, decidían sus normas y tenían su propio tribunal.
Estos y otros derechos se guardaban celosamente en un arca con tres llaves, cada una custodiada en una de las tres aldeas que conformaban el Couto Mixto ( Rubiás., Santiago y Meaux). Abrir el arca requería una ceremonia solemne, símbolo del valor sagrado que para estas gentes tenían sus privilegios seculares.

(click para agrandar)

 

Click para agrandar

 

 

 

La Piconha lugar estratégico en cuyos pies existió el concello y donde asentaba el emblemático castillo del mismo nombre integrado en el Couto Mixto (ver foto). Restos de una edificación de defensa de épocas remotas donde la tradición cuenta que ocurre la legendaria historia por a que se otorgaron privilegios especiales a las gentes del Couto Mixto.

Meaus fue durante un tiempo la capital económica y comercial del Couto. Su economía no era únicamente de supervivencia sino que también realizaban actividades comerciales dentro y fuera de sus fronteras. A este respecto es necesario destacar la existencia del “camino privilegiado” entre el Couto y Tourem, la libertad de comercio en el interior de Couto y la participación en ferias y mercados portugueses y gallegos para comprar ganado y cereales sin pagar impuestos. Toda esta actividad comercial se vio favorecida por la exención de cargas fiscales y derechos aduaneros.

La vida religiosa se caracterizaba por la presencia de signos cristianos evidentes. Así, hay que destacar la Iglesia de Santiago como el mejor complejo religioso, que se caracteriza por una superposición de estilos, sobresaliendo la sacristía románica conservada a modo de ábside unida al cuerpo del edificio del siglo XVIII.
La actividad administrativa estaba poco desarrollada y era deficitaria debido al analfabetismo y a la negativa de los propios vecinos que temían obstáculos y obligaciones si dejaban constancia de sus circunstancias personales. No poseían cédulas de identificación, ni papel sellado y ni tan siquiera se exigía ningún tipo de acreditación o título para ejercer actividades de farmacia. En relación con la administración hay que destacar la existencia de un arca a modo de archivo. En dicha arca, sellada por tres cerraduras, se guardaban los documentos acreditativos de los privilegios del Couto. Estaba depositada en la sacristía de la Iglesia de Santiago. Su apertura era casi una ceremonia religiosa en la que actuaba como oficiante el juez, depositario de una de las llaves. Las otras dos llaves las guardaban dos representantes de los otros dos pueblos, uno por cada pueblo. A la ceremonia eran convocados cuatro hombres por cada pueblo escogidos en “concello” de la misma aldea. Era tal la importancia y solemnidad del acto de apertura que sólo sucedía de tarde en tarde. Los documentos conservados en el arca fueron destruidos en 1809 por las tropas del Mariscal Soult en su huída, aunque algunos fueron escondidos apareciendo más tarde.

El Couto Mixto gozó a lo largo de su historia de una serie de privilegios. Entre éstos se pueden citar privilegios de carácter personal como son la elección de nacionalidad por parte de sus habitantes, la exención de contribuir con hombres a los ejércitos portugués y español y el derecho de asilo. La elección de la nacionalidad llegaba incluso a poder adscribir una parte de la casa a la nacionalidad española y la otra a la portuguesa, y no sólo no contribuían con hombres al ejército sino que estaban exentos de aportación económica para la guerra.
Por el derecho de asilo nadie podía ser detenido dentro del Couto por las autoridades españolas o portuguesas salvo en el caso de delitos graves como el homicidio, aunque en relación con los delitos que se exceptúan del asilo existen dudas. Los ciudadanos del Couto eran ajenos a las consecuencias de la nacionalidad al no participar en asuntos políticos de España y Portugal al tiempo que estos países no se inmiscuían en los asuntos de gobierno y políticos de sus habitantes. Las únicas cargas fiscales como contribución con dinero, especie o trabajo personal, pertenecían al régimen interno del Couto y exigibles sólo por las autoridades del mismo.

El libre comercio fue una realidad y, aunque se intentó gravar, nunca se llevó a cabo efectivamente. Podían sus vecinos comprar y vender sin tener que pagar derecho alguno, aunque necesitaban poseer un certificado del juez del Couto sin el cual podían ser aprehendidos fuera del perímetro del mismo. Sin embargo, la existencia de este requisito no se puede constatar.
Ningún acuerdo jurídico necesitaba papel sellado o impresos oficiales. Los contratos de compra-venta se consignaban en papel común y no se exigía el pago de derechos en el Registro de la Propiedad cuando era suscrito fuera del Couto.

Una institución que merece la pena resaltar y que probablemente existiese desde la formación del Couto, es el “camino privilegiado”. Este camino atravesaría las tierras de Randín para penetrar en Portugal y acabar en Tourem. Su recorrido era de seis kilómetros aproximadamente y estaba señalado con cruces en algunos puntos. A lo largo de su trazado nadie podía ser apresado o aprehendidas las mercancías que portase, incluidas las de contrabando.

La participación en ferias y mercados próximos era frecuente ya que la exención de pago de derechos aduaneros, la no-existencia de licencias y la capacidad de comprar y vender toda clase de productos, fomentaron su actividad comercial. Algunos géneros comprados en Portugal podían constituir contrabando en España y al contrario, por lo que éste fue un negocio practicado asiduamente por los vecinos.

La extinción de esta entidad, que se puede calificar de independiente, se enmarcó en las luchas entre España y Portugal para la delimitación de los límites fronterizos y que culminarán en la firma del Tratado de Lisboa de 1864. La negociación de este tratado y sus trabajos preparativos no estuvieron exentos de dificultades, requiriendo la constitución de dos Comisiones Mixtas debido al fracaso para llegar a un acuerdo por parte de la primera de ellas. En lo relativo al Couto Mixto, sus poblaciones Santiago, Rubiás y Meaus quedaron, después del trazado de la frontera, en territorio español. Su entrega no resultó fácil debido a la resistencia de los vecinos afectados.


Figura 1

Figura 2

Figura 3

Figura 4

Parque Arqueológico “Outeiro De Cabaladre”


Enclave que nos traslada a 2500 y 3500 A. de C.

Figura 1: Procede del Megalítico Pleno, aproximadamente 2500 a 3000 años a C. Presenta una cámara con corredor que no se diferencia en la planta aunque si en el alzado. El corredor conserva la Tampa

Figura 2: Enterramiento individual del Megalítico Final (2000-2500 años a.C. Pequeña cámara rectangular Irregular de tipo cistoide. Parece evidenciar cambios en los rituales de enterramiento

Casola Do Foxo (Figura 3): Monumento característico del Megalítico Inicial, de 3000 a 3500 años a. C. De antiguedad . Cámara representativa de tipo poligonal

Casiña Da Moura (Figura 4): Anta que procede del Megalítico Pleno y una antigüedad entre 3000 y 2500 años a. De C. A la forma actual poligonal se añadia un corredor en el sarcófago original

Los documentos del Couto Mixto los destruyeron los franceses en el año 1809 cuando se retiraban de la península. Los derechos los destruyeron, en el año 1864, los estados portugués y español, cuando definieron sus fronteras y terminaron con las situaciones consideradas irregulares de las tierras rayanas.
En el banco del atrio de la Iglesia de Santiago, se reunían las autoridades del Couto Mixto para decidir de los asuntos que le eran propios. En una época en la que nadie escapaba del señor y amo, estas gentes decidían sobre su futuro.
Aquí se reunían el juez y los seis “homes de acordo”, dos elegidos por cada aldea por los vecinos. Luego, cada aldea constituía su propio ayuntamiento, capaz de tomar también ciertas decisiones, como decidir el destino de lo recaudado con las multas o nombrar sus “hombres buenos” que asistían al juez. Se constituye, por lo tanto, una sociedad altamente comunitaria, en la que todos los cabezas de familia participaban. en el gobierno.
Por conservar en la Iglesia el arca de los privilegios y por albergar la junta de los hombres de acuerdo, Santiago de Rubiás se constituyó en la cabeza del Couto Mixto.

 

Santa Comba de Bande

A X Kmts de Bande en dirección a Portugal y corriendo paralelo a la ribera del rio Limia Terrachan - EntrimoCelanova.

Municipio de 6211 habitantes (1995) situado en el valle del río Arnoia, a 26 km al sur de Ourense y a X Km. de Calvos de Randín . Cabecera de la comarca a la que presta servicios y en la que destaca su Plaza Mayor desde donde se accede al monasterio de San Salvador. Fue fundado en el siglo X por San Rosendo, aunque su iglesia actual es de estilo barroco, conservando aún la capilla mozárabe de San Miguel.
En 1851 nace en Celanova Manuel Curros Enríquez, escritor en gallego y en castellano de obras como Aires da miña terra (1880) y O divino sainete (1888), en donde atacó ardientemente a la iglesia católica tomando como motivo el jubileo del papa León XIII. En prosa escribió Cartas del norte y Paniagua y compañía, agencia de sangre (1877), que transcurre durante las Guerras Carlistas. Muere en La Habana (Cuba) en 1908.

Cerca de Celanova, el poblado de Castromao, constituye un importante yacimiento castreño excavado que presenta al descubierto más de 70 habitáculos. Desde allí se contempla una magnífica vista del valle del río Arnoia. Es propio de la Edad de Hierro del noroeste peninsular, en la etapa conocida como Cultura Castrexa. Estuvo ocupado ya en la época prerromana y sería abandonado en el siglo II d.C. Presenta unos muros de contención por la parte superior, y una muralla de unos 485 m. de largo, en la parte baja. La superficie de la zona amurallada llegaría a 20.000 m. cuadrados, y el eje máximo del recinto defendido sería de 155 m. En las sucesivas excavaciones